Pasó el Día Contra la Violencia de Género, ¡bueno, y qué!

En Sevilla, como EQUO, hemos participado una vez más en la manifestación del 25N contra la violencia machista, pero eso no tiene importancia alguna si tras esa fecha no continua la lucha por la transformación de la sociedad hacia un mundo más justo, equitativo y medioambientalmente sostenible que sólo será posible desde un respeto absoluto de los derechos de las mujeres.

Tras el 25 de noviembre cabe preguntarse: ¿Por qué son tolerables tantas, y tan diversas, formas de violencia hacia las mujeres y las niñas desde el ámbito de lo público y del privado? ¿Por qué sólo algunas violencias son asunto de Estado y esta no?

Para nosotros la única respuesta es la acción todos los días y desde lo más pequeño hasta un gran pacto de estado y leyes que realmente eviten esta lacra. Desde estas líneas animamos a la ciudadanía a no dejar pasar ni una. A no tolerar ni mirar hacia otro lado antes cualquier gesto de violencia, amenaza o acoso.

Por otro lado, consideramos que las distintas instituciones deben incorporar de forma inmediata la perspectiva de género de manera transversal en todas sus políticas. La violencia machista no puede seguir siendo tratada como un tema menor, del que nos preocupamos puntualmente con cada nueva víctima o en fechas concretas del calendario, sino que debemos realizar un trabajo de fondo, detectando las actitudes que se encuentran tras el comportamiento machista y erradicándolas.

Desde EQUO consideramos que las distintas instituciones deben incorporar de forma inmediata la perspectiva de género de manera transversal en todas sus políticas. Así, proponemos medidas concretas para luchar por la igualdad y contra la lacra de la violencia como son la recuperación de un Ministerio de Igualdad, la creación de consejos ciudadanos de la mujer a nivel local, la puesta en marcha planes integrales de sensibilización y prevención en temas de equidad de género y atención a la diversidad, incorporar planes integrales de actuación, protocolos de seguridad para prevenir las agresiones a las víctimas de violencia machista, hacer campañas de sensibilización en medios de comunicación y centros educativos y laborales, la publicación de las condenas de agresores por violencia machista, asegurar por ley la paridad en órganos de gobierno así como la contratación paritaria en convocatorias a funcionariado, entre otras.

Hoy por hoy, la lucha contra la violencia de género no tiene ni la visibilidad deseable ni el peso que debiera en los presupuestos de nuestras administraciones.

Di siempre no a la Violencia Machista porque el silencio es cómplice del heteropatriarcado, y debemos hablar alto, debemos hablar claro y debemos transformar este sistema que no es el nuestro.

En EQUO defendemos que se combata el terrorismo machista desde la base, rechazando el actual modelo patriarcal que ofrece una imagen subordinada de la mujer y construye modelos políticos, económicos y sociales que reproducen la idea de dominación que subyace bajo la violencia machista. De ahí que debamos apostar de manera firme por acabar con la desigualdad entre géneros y conseguir una sociedad realmente equitativa.

Y recuerda que no estamos hablando de un problema de las mujeres sino de todos y, probablemente, el inicio de la solución se haga realidad cuando todos los hombres se comprometan en erradicar la violencia machista en cualquiera de sus manifestaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *