Un año perdido en la lucha contra la Emergencia Climática en Sevilla

Un año perdido en la lucha contra la Emergencia Climática en Sevilla

 

Sevilla fue la primera capital española en firmar la Declaración de Emergencia Climática, a iniciativa de EQUO VERDES y Ecologistas en Acción, con el apoyo de Fridays For Future, y promovida por Adelante Sevilla que se comprometió en la campaña municipal a que esta iniciativa sería la primera que llevaría al ayuntamiento una vez constituido. Hoy se cumple un año.

PACES Ayuntamiento de Sevilla

Dicha declaración, que se hacía eco de las conclusiones del informe del IPCC-2018, grupo de expertos en clima de la ONU, a la Cumbre Climática de Katowice, marcaba un camino que empezaba por poner en marcha una campaña informativa que alertase a la población de la amenaza que se cierne sobre ella y la llamase a poner en marcha cambios sin precedentes en la forma de producir y consumir, de moverse, de generar energía y de alimentarse, para lograr poner un límite de relativa seguridad al calentamiento global, que no debería superar el incremento medio de temperaturas de 1,5ºC.

Declaraciones de Esteban de Manuel y Valle Tello:

La lista de incumplimientos del ayuntamiento de Sevilla resulta desoladora

 

 

Un año después, la población sevillana no ha sido aún alertada ni se ha puesto en marcha el amplio proceso participativo al que se comprometía el gobierno municipal al firmar dicha declaración.

Este año hemos aprendido como afrontan los gobiernos la Emergencia Sanitaria. Incluso el de Sevilla, que se mostró inicialmente remiso a tomar medidas para cancelar la Semana Santa, lo han hecho. El contraste no puede ser mayor con la inacción frente a una amenaza mayor, como lo es la emergencia climática. La población ha aceptado tomar medidas excepcionales frente a la emergencia sanitaria porque se le ha informado de las consecuencias de no hacerlo.

¿Cómo esperar que reaccione y cambie sus hábitos sino se le informa de las consecuencias de no introducir esos cambios sin precedentes que afectan a sus hábitos cotidianos?

Así como la emergencia sanitaria por pandemias estaba avisada por la comunidad científica, por el debilitamiento de nuestras defensas naturales, es decir por el retroceso de la naturaleza, y por el incremento de la exposición a los riesgos debidos el avance de la civilización industrial, que pone en contacto directo a animales salvajes y domésticos, también la comunidad científica nos alerta de las consecuencias sobre la salud, la vida de las personas y la propia economía del avance del cambio climático frente al que todas las medidas adoptadas hasta la fecha resultan insuficiente ante el continuo crecimiento de la producción y por tanto del consumo de energía, causante principal del calentamiento global.

 

Las medidas presentadas por las Empresas Municipales  resultan totalmente insuficientes para cumplir los objetivos de la Declaración de Emergencia Climática

 

Desde EQUO VERDES estamos seguros que hay alternativas, y en la declaración inicial, se proponían algunas de aplicación inmediata, que fueron retiradas del texto por el gobierno municipal y que a día de hoy muestran claramente el alcance del tiempo perdido:

    • No se ha clausurado el vertedero de Palmete que sigue ardiendo periódicamente y contam

 

  • inando con gases tóxicos a los vecinos de los barrios próximos.
  • No ha habido ningún avance significativo en movilidad sostenible. Tras la pandemia el coche ha vuelto a reinar en las calles. No se han declarado zonas de bajas emisiones y no ha habido ningún avance en el Plan Centro cuya implementación inmediata se comprometía. Las plataformas reservadas para transporte público, que permitirían un salto cualitativo y cuantitativo en la velocidad y frecuencia del servicio que ofrece TUSSAM, siguen esperando. No se ha implementado de forma ordenada y sistemática la ordenanza de Ciudades 30 que permitiría, como en París, que toda la ciudad fuera de prioridad ciclista y peatonal.
  • No se han diseñado ni implementando caminos escolares seguros para todos los colegios de la ciudad para promover ir a los mismos caminando, en bicicleta o en patinete.
  • No sólo no han empezado a plantarse árboles en los alcorques vacíos ni a reforestar la ciudad con los 50.000 nuevos árboles comprometidos, sino que el ayuntamiento sigue talando árboles sanos, que podrían ser mantenidos, en proyectos como el de la futura ampliación del tranvía. El césped artificial parece ser la medida más verde que este gobierno es capaz de implementar.
  • Los 50 centros escolares que cuentan con instalaciones fotovoltaicas siguen esperando ser conectadas a la red.
  • No ha empezado a redactarse el plan de emisiones cero en todos los edificios municipales ni se ha hecho ningún estudio para estudiar la viabilidad económica y financiera.
  • No se han tomado medidas efectivas para proteger el comercio de proximidad, castigado por la subida de los precios del alquiler y por la competencia de las grandes superficies comerciales que sigue promoviendo el gobierno municipal.
  • No hemos avanzado un paso en mejorar el control de la calidad del aire en la ciudad.
  • Lipasam continúa aplazando las necesarias mejoras en la recogida de residuos, especialmente la muy urgente de recogida selectiva de la fracción orgánica.
  • No ha habido ningún avance en la colaboración con la Universidad de Sevilla para hacer frente al calentamiento global.

 

La gestión del arbolado empeora, a pesar de las denuncias ciudadanas, y suman ya 22.000 alcorques vacíos en las calles

 

Esteban de Manuel y Valle López Tello, en nombre del partido EQUO VERDES, se dirigen al alcalde Espadas en los siguientes términos:

“Repasar esta lista de incumplimientos resulta desolador porque no hay tiempo que perder. Ya hemos perdido demasiado “haciendo como que hacemos cosas”. Los planes de Emergencia Climática presentados por las Empresas Municipales, sin la más mínima participación por parte de sus trabajadores, usuarios e incluso de los consejeros de las mismas, son una muestra de hasta qué punto el gobierno municipal ignora cómo actuar en caso de emergencia climática, cómo hacer para reducir un 7% anual las emisiones de gases de efecto invernadero desde 2019 hasta 2030. 

Perder un año significa que el esfuerzo a realizar en los siguientes deberá ser mayor y por tanto más difícil. Porque la alternativa es perder una batalla que no nos podemos permitir perder. No puede ser, alcalde, que el Presidente de la Red de Ciudades por el Clima y miembro del Consejo de Gobierno del Pacto Europeo de Alcaldes por el Clima, presente al cabo del año de la firma de la Declaración de Emergencia Climática el balance de haber perdido un año”.

Por último, recordad que una ciudad que actúa contra la emergencia climática es una ciudad más activa, más saludable y más habitable.

Nos preguntamos: ¿Por qué Sevilla no actúa como lo están haciendo Vitoria, Pontevedra, Valladolid o París?

Concentración contra el Cambio Climático convocada por EQUO Sevilla con Juan López de Uralde, de EQUO.

 

Ahora puedes colaborar con nosotros en esta lucha contra la emergencia climática:

¡Únete a EQUO VERDES Andalucía!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *