El último Laboratorio de Ideas propone ideas para una Sevilla en Transición.

Ayer, Equo Sevilla clausuró el Laboratorio de Ideas, cuyo eje de debate fue la ciudad como elemento de cambio. A diferencia de las anteriores jornadas, se abordaron diversos campos temáticos, bajo el título de “Sevilla en transición: de la barbarie urbanística y la calidad de vida”. Con una asistencia que llenó el salón del Palacio de las Sirenas, estuvieron presentes ocho ponentes expertos junto al coportavoz de Equo Sevilla, Esteban de Manuel, abordando temas como el urbanismo sostenible, la arquitectura renovable, lo ambiental, lo agrario y ganadero en torno al eje de la ciudad y sus aproximaciones.

La periodista María Navarro, de Radiópolis, moderó la jornada y cedió la palabra a Manuel Calvo, consultor y experto ambiental. Calvo, con datos de 2010, subrayó que España necesitaría tres países para sobrevivir, refiriéndose a la huella ecológica como límite para nuestra forma de vida actual. Según Calvo, para cumplir con esta huella ecológica cada ciudadano debería limitar sus desplazamientos en automóvil a 1.500 kilómetros, y en transporte público, a unos 6.000 kilómetros. Insistió en que debemos plantearnos la movilidad individual a tamaño humano, por ello debemos mantener el control de toda obra que se realice en nuestra ciudad, como bien afirma Calvo: “lo técnico, en cuestión de movilidad e intervención, debe estar subordinado a la acción social y política, por tanto, tendremos que plantearnos el desarrollo de las ciudades de los próximos años pensando en la transición, para llegar a un modelo de ciudad fundada en la sostenibilidad”.

Tras Calvo, Aquilino Roldán, de la ejecutiva provincial de COAG, recordó que la mayoría de los agricultores están en los pueblos y es en estos lugares donde tiene sentido hablar de agricultura o ganadería, Añadió que en el sector agroganadero la mayoría son productores tradicionales, mientras que solo un 5% se dedica a la agricultura ecológica. Roldán subrayó que “desde la organización están viendo que el funcionamiento actual no sirve, los precios se ponen en las bolsas y los agricultores pintan poco. Antes con cuarenta vacas una familia podía vivir, ahora ya no es así.” Equo Sevilla apuntó en esta línea que hay que cambiar el modelo hacia la soberanía alimentaria, a través de la red de productores, mercados de cercanía y la venta directa.

Tras la movilidad y la agricultura fue el turno del urbanismo en la voz de Juan Antonio Morales, de la Asociación para la Defensa del Territorio del Aljarafe. Según Morales “estamos viviendo bajo una plutocracia donde el poder lo tienen las empresas energéticas, las constructoras y las bancarias”. Nos introdujo una nueva expresión, “fast urbanism”, refiriéndose al cinturón de la SE-35 para dar cobertura a Ikea, “lo que está llevando a que la banca se cuele en los gobiernos”, añadió Morales. Igualmente recordó el drama de los desahucios, mientras que cada vez más viviendas están vacías en manos de los bancos.

Sixto Martín, de Som Energía, fue el siguiente ponente, que destacó que en Sevilla, respecto al consumo de energía, nos estamos adaptando mal a la crisis. Además apuntó que para reducir el CO2, la práctica más eficaz es el desplazamiento por carril bici, tan denostado por algunas administraciones. Martín anima a la ciudadanía a tomar parte en el control energético, el empoderamiento, como cauce hacia la transición.

Domingo Sánchez, experto en movilidad sostenible, trasladó a los presentes la necesidad de pensar la ciudad desde aspectos sociales. Según Sánchez, “en los últimos años el capitalismo salvaje está desmantelando no solo las ciudades, sino la industria, la agricultura; y la globalización nos está empujando al consumo empedernido”.  Añadió que “el orden social vuelve a aparecer, pero sin posibilidades para la ciudadanía”

Tras Sánchez, fue Marcos Rivero, de la Red de Decrecimiento  de Sevilla, quien planteó la necesidad de nuevas formas de organización social, que actúen directamente con el ciudadano.

“Nos enfrentamos a un cambio de paradigma que replantee un nuevo modelo social para la ciudad, moneda social, huertos sociales,… “ señaló Rivero. Por tanto, según él es importante diseñar herramientas técnicas como planes de acción de descenso energético.

Ricardo Marqués, de A contramano, abordó la movilidad en Sevilla afirmando que “el problema no es el transporte público, sino la combinación de formas de transporte a pie y en bicicleta. Por otra parte el problema tampoco es el centro, sino la corona”. Marqués añadió que hay que buscar soluciones imaginativas al problema del urbanismo y el transporte.

Previo a la culminación de la jornada fue turno para el coportavoz de Equo Sevilla, Esteban de Manuel. De Manuel subrayó que hay que pensar en la ciudad que queremos “para lograr la ciudad posible.”

Según el coportavoz de Equo Sevilla, “hace 13 años el crecimiento del plan de viviendas ya no era una opción, había 40.000 viviendas ya diseñadas, había que apoyar una regeneración con el plan de centro y la participación como eje del diseño de la ciudad. Hoy la ciudad ha crecido, ha puesto en peligro la huerta de la zona norte sin atender las necesidades ciudadanos”.

Para De Manuel, también arquitecto y doctor en arquitectura, la ciudad en la que hemos crecido se ha construido a la medida de los automóviles, y hay personas que ya no pueden permitirse esa movilidad, que no deja de ser un derecho inherente a la ciudadanía. Por todo ello, es necesaria, según De Manuel, una moratoria urbanística para revitalizar los barrios y regenerar las zonas de huertas urbanas.

Esteban de Manuel fue más allá de la errónea gestión de la crisis actual y añadió que “hay que convertir la crisis en oportunidad, tomando iniciativas mediante autogestión financiera y rehabilitación financiera con economía a escala humana.” Sin embargo ve los riesgos de la rehabilitación energética de las ciudades marcada por la UE, “pues crea el riesgo de que sean ‘otros’ los que traten de rehabilitar los espacios; esos otros serán los que vengan llevarse el dinero”, añadió Esteban de Manuel.

Finalmente y cerrando el debate, Juan Requejo, consultor  y experto ambiental, habló de aspectos muy concretos que articulan el concepto de modernidad, como la ropa, el mobiliario, los automóviles, la tecnología a costos muy bajos realizada en lugares remotos en condiciones complicadas. Sin embargo -añadió Requejo- “en los últimos años hemos aprendido no solo de tecnología sino de libertad”.

Tras las diversas ponencias se originó un debate entre un público bastante comprometido con ideas que se recogieron para el futuro congreso constituyente de Equo Andalucía, cuya celebración tendrá lugar los días 15 y 16 de diciembre en Sevilla.

“Es necesario que los expertos vayamos a los barrios a construir soluciones”, concluyó Esteban de Manuel para cerrar el Laboratorio de Ideas.

En Twitter puedes buscar #Qideas y leer las diferentes aportaciones de los asistentes.

Comentarios cerrados.