Soluciones definitivas para la contaminación en Coria del Río

Desde EQUO reclamamos para la contaminación en Coria del Río soluciones definitivas y no sólo una extracción de urgencia de los gases.

Por ello queremos denunciar que un extractor puede ser una solución de emergencia, pero no resuelve el problema de los gases contaminantes. El grave problema de la contaminación hay que atacarlo desde el origen industrial y la fabricación de productos para el consumo.

Desde hace casi un mes, vecinos y vecinas de Coria del Río están sufriendo una serie de síntomas y alteraciones de la salud relacionados con la inhalación de gases tóxicos, procedentes del alcantarillado, en una barriada de la localidad. Estas emisiones gaseosas están provocando cuadros de náuseas, vómitos, dolores de cabeza, mareos y taquicardia en cientos de personas, con cuadros más graves en niños y niñas, por los cuales han sido atendidas en centros de salud de la localidad. Todas las personas presentan síntomas similares, tal y como se recoge en los correspondientes informes médicos.

Los vecinos y vecinas se quejan de fuertes olores “como a combustible, gasoil o petróleo” procedentes de sumideros y que coinciden con la aparición de la sintomatología. Realmente los gases son fenol y dimetilacetamida. Ya se ha instalado un extractor industrial hacia la zona del río para redirigir los gases, con resultados positivos en la barriada Guadalquivir de Coria del Río. Pero esto puede ser una solución de emergencia, pero no resuelve el problema de los gases contaminantes.

Desde el partido político EQUO queremos expresar nuestra protesta y malestar ante la falta de una respuesta efectiva y rápida por parte de las autoridades sanitarias y medio ambientales del gobierno de Andalucía y del ayuntamiento, puesto que se trata de una situación que se ha alargado en el tiempo y supone alteraciones significativas de la salud y el bienestar de una parte importante de la población del municipio.

Así mismo, reclamamos a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Coria del Río que determinen el origen de estas emanaciones gaseosas y que tras aplicar las medidas urgentes para atajar el problema a fin de restaurar y preservar la salud de la población, se pongan con el trabajo para erradicar la causa real del problema.

Y es que el grave problema de la contaminación hay que atacarlo desde el origen industrial y la fabricación de productos para el consumo donde no siempre se cumplen las medidas de seguridad o que, incluso cumpliéndose, deben revisarse para garantizar la salud y el bienestar de la las personas, animales y el medio ambiente.

Comentarios cerrados.